varias estructuras de precios para diseñadores gráficos

16 Sep, 2023Bueno saber, Gráfico

Graphic designers often charge for their work using various pricing structures depending on the complexity, scope and level of expertise of the project. Estas son algunas de las formas más comunes en que los diseñadores gráficos pueden cobrar por sus servicios:

8 de las distintas estructuras de precios que se utilizan

Precio por hora:

Los precios por hora de los diseñadores gráficos se basan en el tiempo que dedican a su proyecto. Si contrata a un diseñador por horas, éste hará un seguimiento de las horas dedicadas a su proyecto, incluidas tareas como el diseño, las revisiones, la comunicación y la investigación. La tarifa por hora refleja el nivel, la experiencia y la ubicación del diseñador, y puede variar mucho.

Como cliente, se le cobra por el número total de horas trabajadas en su proyecto. Este modelo de tarificación es especialmente adecuado cuando el alcance del proyecto es incierto, puede haber cambios o revisiones continuas o cuando el proyecto es de duración indefinida. Para garantizar la transparencia, los diseñadores suelen presentar partes de horas detallados o informes de progreso en los que se describen las tareas realizadas durante cada hora. Aunque las tarifas por hora ofrecen flexibilidad, es esencial fijar expectativas claras, comunicarse con regularidad y acordar una estimación del total de horas necesarias para evitar sorpresas en términos de coste.

Tarifa plana/por proyecto:

La tarifa plana o precio por proyecto es un método sencillo que utilizan los diseñadores gráficos para cobrar una cantidad fija por un proyecto completo. Cuando se opta por este modelo de precios, el diseñador evaluará el alcance del trabajo, los requisitos del proyecto y la posible complejidad antes de proporcionarle un coste único con todo incluido para todo el proyecto. Esta estructura de precios es especialmente adecuada para proyectos bien definidos en los que tanto el cliente como el diseñador entienden claramente los objetivos y resultados del proyecto.

Con la tarifa plana, se beneficia de conocer el coste exacto por adelantado, lo que puede ayudarle a presupuestar y planificar sus finanzas. Los diseñadores suelen desglosar las fases e hitos del proyecto para que te hagas una idea de cómo avanzará el trabajo. Aunque el precio fijo ofrece previsibilidad, es esencial documentar y acordar los detalles del proyecto para evitar malentendidos más adelante. Cualquier cambio o ajuste del alcance que se desvíe del acuerdo original puede acarrear costes adicionales. Una comunicación eficaz y un esquema completo del proyecto son cruciales para que ambas partes experimenten con éxito este modelo de fijación de precios.

Acuerdo de retención:

En el contexto del diseño gráfico, un acuerdo de retención implica un contrato preestablecido entre un cliente y un diseñador por el que el cliente paga una cuota periódica y recurrente para reservar los servicios del diseñador durante un número determinado de horas o proyectos cada mes. Este modelo de precios es especialmente ventajoso para los clientes que necesitan un servicio de diseño continuado, como las empresas que tienen necesidades constantes de diseño de materiales de marketing, gráficos para redes sociales u otros recursos creativos. El anticipo garantiza que el diseñador dedique un tiempo determinado a los proyectos del cliente dentro del plazo acordado.

Los contratos de permanencia proporcionan a los clientes un recurso de diseño predecible y constante, así como un sentido de prioridad en lo que respecta a la disponibilidad del diseñador. También ofrece a los diseñadores una fuente de ingresos estable y la oportunidad de comprender mejor la marca del cliente y sus preferencias de diseño a lo largo del tiempo. Las condiciones del contrato, incluido el número de horas o proyectos cubiertos, el ciclo de facturación y el alcance del trabajo, deben definirse claramente en el acuerdo para garantizar que ambas partes están de acuerdo y se cumplen las expectativas. Este modelo fomenta una colaboración continua entre el cliente y el diseñador, lo que favorece una comunicación eficaz y un flujo de trabajo de diseño más fluido.

Precios de los paquetes:

La tarificación por paquetes es una estructura de precios empleada por los diseñadores gráficos que ofrecen servicios de diseño predefinidos agrupados en paquetes a un coste fijo. Estos paquetes se adaptan a necesidades de diseño específicas, como el diseño de logotipos, el diseño de sitios web o la creación de marcas para redes sociales. Cada caja suele incluir un conjunto de prestaciones y características que se adaptan a las necesidades del cliente. Este modelo de precios proporciona a los clientes una idea clara de lo que recibirán y cuánto costará por adelantado, lo que simplifica el proceso de toma de decisiones.

Para los diseñadores gráficos, los precios por paquete agilizan el proceso de elaboración de presupuestos y les permiten asignar su tiempo y recursos de forma eficiente. También permite a los diseñadores mostrar su experiencia en un área específica y atraer a clientes que buscan soluciones integrales. Aunque la fijación de precios por paquete puede ser ventajosa en cuanto a transparencia y asequibilidad, el cliente y el diseñador deben asegurarse de que el contenido del paquete se ajusta a las necesidades reales del cliente. Es posible que haya opciones de personalización o complementos disponibles para satisfacer solicitudes específicas fuera de los paquetes predefinidos. Una comunicación clara y una descripción bien definida del paquete son esenciales para que los clientes sepan exactamente lo que reciben y evitar malentendidos.

Precios basados en el valor:

La fijación de precios basada en el valor es un modelo estratégico de fijación de precios que tiene en cuenta el valor percibido de un proyecto de diseño gráfico y sus beneficios para la empresa del cliente. En lugar de considerar únicamente el tiempo y los recursos necesarios para completar el proyecto, los precios basados en el valor se centran en el impacto positivo que el diseño tendrá en los objetivos del cliente, los ingresos, el reconocimiento de la marca o el compromiso del cliente. Utilizando este enfoque, los diseñadores gráficos entablan conversaciones exhaustivas con el cliente para comprender sus objetivos empresariales y el papel que desempeña el diseño en su consecución. El precio se determina en función del valor que el diseño aporta al éxito global del cliente.

La fijación de precios basada en el valor anima a los diseñadores a posicionarse como socios en el crecimiento empresarial del cliente en lugar de proveedores de servicios. Permite a los diseñadores mostrar su capacidad para impulsar resultados tangibles a través del trabajo de diseño. Los clientes se benefician de este enfoque al recibir soluciones de diseño que se alinean con sus objetivos estratégicos y tienen un importante retorno potencial de la inversión. Sin embargo, la comunicación eficaz, la colaboración y un profundo conocimiento del negocio del cliente son cruciales para que ambas partes se pongan de acuerdo sobre el valor y justifiquen el precio.

Porcentaje del coste del proyecto:

El porcentaje del coste del proyecto es un modelo de fijación de precios utilizado por los diseñadores gráficos en el que los honorarios del diseñador se calculan como un porcentaje del coste total de todo el proyecto. Este enfoque suele utilizarse en proyectos de mayor envergadura en los que el diseño es uno de los componentes de una iniciativa más amplia, como un evento, una campaña de marketing o una revisión de la imagen de marca. El porcentaje suele variar en función de la complejidad del trabajo de diseño y del papel del diseñador dentro del proyecto. Los diseñadores y los clientes acuerdan el porcentaje al principio del proceso de negociación.

Este modelo de precios puede alinear la remuneración del diseñador con el éxito global del proyecto, ya que los ingresos del diseñador aumentan si crecen el presupuesto y el alcance del proyecto. Este modelo ofrece flexibilidad a los clientes, ya que pueden tener necesidades de diseño fluctuantes dentro de un proyecto de mayor envergadura. Sin embargo, ambas partes deben entender claramente el alcance del proyecto, el presupuesto y el papel del diseño para garantizar un acuerdo mutuamente beneficioso. Este planteamiento suele requerir una comunicación exhaustiva y un ámbito de trabajo bien definido para garantizar que se comprende la contribución del diseño al coste global del proyecto.

Licencias o cánones:

Las licencias o los derechos de autor son modelos alternativos de fijación de precios empleados por los diseñadores gráficos cuando su trabajo de diseño se destina a un uso comercial o a una distribución generalizada. En este acuerdo, el diseñador conserva la propiedad del diseño al tiempo que concede al cliente una licencia específica para utilizarlo con un fin definido. La estructura de tarifas puede incluir una tarifa única de licencia o cánones continuos basados en el uso y la distribución del diseño. Este enfoque suele utilizarse para diseños que se van a reproducir, como logotipos para mercancías, ilustraciones para productos o imágenes para campañas publicitarias. Las condiciones de la licencia, incluidas las restricciones de uso y la duración, se negocian entre el diseñador y el cliente.

Licence or royalty-based pricing can be mutually beneficial. Los diseñadores reciben una compensación por la creación inicial del diseño y por el uso y la repercusión continuados de su trabajo. Los clientes obtienen acceso a activos únicos, diseñados profesionalmente, sin necesidad de poseerlos en su totalidad. Sin embargo, este modelo requiere acuerdos claros y jurídicamente vinculantes para definir los derechos y limitaciones asociados al uso del diseño. Es esencial que tanto el diseñador como el cliente entiendan las condiciones y expectativas para evitar disputas en el futuro.

Modelos híbridos:

Los modelos de precios híbridos en el diseño gráfico implican combinar dos o más enfoques de precios para crear una estructura personalizada que se adapte tanto a las preferencias del diseñador como a las necesidades del cliente. Por ejemplo, un diseñador puede utilizar una combinación de tarifa plana y tarifa por hora, sobre todo cuando el alcance del proyecto está algo definido pero puede evolucionar. La tarifa plana cubre el proyecto principal, mientras que la tarifa por hora tiene en cuenta cualquier trabajo adicional o cambio imprevisto. Este planteamiento ayuda a equilibrar la previsibilidad para ambas partes, al tiempo que da cabida a posibles ajustes del proyecto.

Los modelos híbridos también pueden consistir en empaquetar determinados servicios a un coste fijo y ofrecer servicios adicionales por horas. De este modo, los clientes entienden claramente los servicios básicos que recibirán sin sorpresas, y pueden decidir incluir extras en función de la evolución de sus necesidades. Hybrid pricing underscores the importance of open communication between the designer and the client, ensuring that the pricing arrangement aligns with the project’s progression and any possible changes.

Es importante hablar de antemano con el diseñador sobre los precios y los pagos para asegurarse de que ambas partes entienden claramente el acuerdo financiero. La estructura de precios dependerá de factores como la experiencia del diseñador, la complejidad del proyecto, las normas del sector en su localidad y la negociación entre usted y el diseñador.